Esta web usa cookies de registro propias y de terceros. Si continuas navegando estás consintiendo nuestro uso de cookies. Más información aceptar

CARACTERÍSTICAS A TENER EN CUENTA PARA ELEGIR NUESTRO SACO DE DORMIR

CARACTERÍSTICAS A TENER EN CUENTA PARA ELEGIR NUESTRO SACO DE DORMIR

Hablemos de sacos de dormir. Cuando queremos salir de acampada o ir a un camping, debemos asegurarnos de tener con nosotros el mejor material posible. Esta misión es todavía más importante para cuando nos disponemos a dormir al raso o en una tienda de campaña: es importante que nuestro saco de dormir sea cómodo y mantenga la temperatura deseada. Por ello, vamos a explicarte algunas características de los sacos para que las tengas en cuenta cuando vayas a salir.

1. Conservación del calor

La primera función de un saco de dormir, y la más lógica, es la de proporcionarnos calor al dormir al raso. No importa la época del año en la que estemos, puesto que dormir al aire libre siempre incluirá frío por las noches. Por tanto, es importante que el saco que escojamos no deje escapar el calor. ¿Cómo saberlo? Debes buscar un saco de dormir transpirable, para que la humedad no se retenga en el interior, y también con un buen tabicado. ¿Qué es el tabicado? A grandes rasgos podemos decir que es la forma en que se distribuye el material de relleno, que puede ser de plumas, sintético o algodón. Un saco bien tabicado será aquel que mediante costuras tenga bien distribuido el relleno, con costuras adicionales para evitar que por estas mismas se escape el calor.

2. El material de relleno del saco de dormir

Como hemos dicho en el punto anterior, son tres los materiales de relleno de los sacos de dormir. Los sacos de plumas son más ligeros, mantienen bien el calor y ayudan a plegar mejor el saco cuando tienes que guardarlo, pero suelen ser los más caros. Por su parte, la fibra sintética ofrece un rendimiento similar al plumón y es más barato, aunque en su contra juega su peso. En cuanto al algodón, sólo te los recomendamos para ir a un camping: mantiene la temperatura pero es demasiado pesado y difícil de plegar.

3. Diferentes formas

Es cierto que con el paso del tiempo se han ido diseñando muchos tipos de saco de dormir, pero los que más predominan son dos: rectangular y momia. El saco rectangular es, básicamente, un saco de dormir con forma de rectángulo que se abre por una cremallera lateral. Ofrecen gran espacio, pero no son lo más aconsejables en zonas frías. Por su parte, los sacos momia, aíslan mejor del frío, a lo que contribuye el hecho de ser más estrecho (aunque, de la misma forma, no es recomendable en zonas donde de noche no haga un frío excesivo).

4. Sacos de 2, 3 ó 4 estaciones

Esta es otra forma de clasificar los diferentes tipos de sacos de dormir. Los sacos de 2 estaciones son los recomendados para zonas de calor, y se caracterizan por su peso ligero y su fácil transportación. Los de tres estaciones son aconsejables tanto para primavera, como para verano y otoño y también podemos encontrar modelos de poco peso. Por último, los sacos de dormir de cuatro estaciones son aquellos en los que deberemos dormir en zonas de frío extremo. Son los que suelen utilizar alpinistas y montañistas en sus aventuras en zonas de temperaturas bajo cero grados.

5. El collarín térmico

¿has oído hablar de los collarines en los sacos de dormir? Deben estar situados a la altura de la cabeza, y su principal cometido es evitar la pérdida de temperatura dentro del saco. Siguiendo esta lógica, es probable que no encontremos sacos de temporada estival con collarín. pero si queremos pasar noches en zonas frías, es muy importante que nuestro saco de dormir esté equipado con un collarín térmico. Ojo, si el collarín es grueso puede parecer una almohada, pero no lo es.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: