CINCO CONSEJOS PARA ACAMPAR EN ZONAS DE LLUVIA

CINCO CONSEJOS PARA ACAMPAR EN ZONAS DE LLUVIA

Organizar una escapada para ir de camping puede culminar en una gran aventura entre paisajes inolvidables, pero a veces puede irse al traste por las condiciones climatológicas si no vamos bien preparados para cualquier imprevisto. Por ello, es imprescindible echar un vistazo a la previsión meteorológica del lugar al que nos dirigimos y llevarnos el equipo adecuadospara disfrutar también en condiciones adversas en nuestra acampada.

Hoy vamos a darte unos consejos para plantar tu tienda de campaña en zonas lluviosas, donde la probabilidad de precipitación siempre es alta y un fuerte aguacero puede sorprenderte durmiendo o de ruta lejos de tu tienda.

1. Impermeabilidad

La palabra "impermeabilidad" suena lógica cuando hablamos de ser prevenidos al acampar en zonas lluviosas, ¿verdad? Pues aún así, no todo el mundo se prepara correctamente para evitar problemas. Generalmente, las tiendas de campaña actuales están hechas de material impermeable, pero siempre será mejor asegurarnos antes de decidirnos por una u otra. También es importante llevar una segunda lona de refuerzo para colocarla sobre la tienda y tener otra superficie para asegurarnos de que el agua no se filtra. Por supuesto, la impermeabilidad también es una característica que debe tener nuestro saco de dormir por si finalmente el agua entra y estamos durmiendo. Además, llevar los objetos importantes en bolsas de plástico nos será de ayuda para evitar que se mojen, algo trascendental también para tener ropa a seca a mano y no pasar frío.

2. Ubicación de la tienda

Puede que elegir el lugar donde plantar tu tienda de campaña te lleve un tiempo, pero ten por seguro que será una decisión clave para no pasarlo mal si llega la lluvia. En zonas con riesgo de precipitación debes buscar un terreno elevado y plano y evitar toda zona que parezca inundarse con facilidad. En estas zonas lluviosas, puesto que llueve a menudo, es fácil distinguir aquellos rincones donde el agua llega con más facilidad puesto que la tierra estará más humeda. Lo más lógico es plantar la tienda sobre tierra seca y, para prevenir, que nunca está de más, cavar una pequeña zanja alrededor como refuerzo.

3. Secado

Imagina que en tu primera noche de acampada ha arreciado una fuerte tormenta, has tomado todas las precauciones que has podido (o no) y gran parte de tu equipaje se ha mojado. ¿Qué puedes hacer ahora? Es importante llevar aparatos o material de secado. Hablamos de pequeños secadores que puedes enchufar en el coche, o de toallas para absorber el agua (existen rollos de papel superabsorbentes que serían clave en esta situación). Evidentemente, tanto el secador como las toallas deberás guardarlas en envases como bolsas de plástico o mochilas impermeables para que te sean útiles en caso de necesidad. Otro consejo en este apartado es favorecer la ventilación de la tienda cuando deje de llover, evitando que la humedad haga de las suyas en el interior. Esto último es importante, sobre todo, para antes de recoger la tienda de campaña.

4. Evita la suciedad

Si estamos lejos de la tienda de campaña cuando empieza a llover, es muy fácil volver a la zona de campaña con el calzado embarrado. ¿Qué se puede hacer para prevenir la suciedad en nuestra tienda? Coloca, antes de marcharte, una pequeña lona en la entrada, como si fuera el felpudo de tu casa. Servirá para dejar ahí los zapatos o cualquier prenda sucia y ahorrarte después trabajo extra en la limpieza. Puede que esto no sea del todo importante para la supervivencia, pero en zonas donde la lluvia es impredecible cualquier detalle que ahorre trabajo posterior es importante.

5. Protección personal

Que caiga una tormenta en mitad de tu tiempo de acampada puede ser una aventura impresionante, sobre todo para aquellos a los que os gustan las emociones fuertes. Pero recordad que siempre es importante nuestra protección, no sólo la de nuestra tienda o nuestros objetos personales. Por ello, llevar un chubasquero es una medida imprescindible junto a las botas de agua y varias mudas para cambiarte. Ten también siempre el móvil con la máxima carga posible para consultar la previsión meteorológica, sobre todo en lugares inestables, y poder hacer llamadas en caso de emergencia. Además, si vas en coche, será mejor que lo aparques en una zona a la que sea fácil llegar y desde la que puedas alejarte con cierta rapidez conduciendo. Hay ocasiones en las que la lluvia hace imposible el permanecer en la zona de acampada o camping y la única salida es ir al coche y abandonar el área. Como hemos comentado antes, cualquier detalle que ahorre segundos o minutos de trabajo siempre será clave.

Lo importante en una escapada con tu tienda de campaña y tus amigos es pasártelo bien, pero recuerda siempre que invertir algo de tiempo extra en tomar precauciones como las que te hemos indicado te ayudará. ¡Sé precavido y disfruta plenamente de la experiencia ahorrándote dolores de cabeza!

Leave a Reply

All fields are required

Name:
E-mail: (Not Published)
Comment: